martes, 14 de agosto de 2012

Le rompi el ojete a la secretaria del gerente.....al inicio se hizo la dificil

Antes de iniciar este relato quiero agradecer a psichokiller por darme la oportunidad de utilizar su relato para escribir mi versión femenina; en lo personal a mi me encanto, espero que sea del agrado de todos ustedes y este humildemente al mismo nivel del relato que nuestro cofrade publico.
Hola me llamo jaqueline soy casada estoy a unos años de llegar a base 4 y
tengo 2 preciosos hijos; tengo un buen trabajo y buen nivel económico; tal vez ustedes puedan pensar que tengo la vida resuelta pero no es así, por desgracia en mi vida marital no me ha ido bien: hace mucho siento que no le importo a mi esposo, siento que se ha alejado de mi, solo le importa su trabajo y ya no llevamos una vida marital, hace años que no salimos a bailar, no hacemos vida en pareja y de nuestra vida de novios solo tengo un triste recuerdo, debido a que me embarazo muy joven así que no disfrute tampoco como enamorados.
En la intimidad… eso solo cuando le da a él la gana debo soportar la misma situación mecánica: se sube, se mueve y en menos de 5 minutos termina, se gira al lado de la cama y se hecha a dormir dejándome siempre insatisfecha… a veces lloro en mi soledad pero creo que es la vida que me toco vivir; victima de ello me refugio en mi trabajo, en el gym y trato de ignorar a cualquier hombre que se me acerque buscando algo mas, en el trabajo escucho a mis compañeros siempre andando con sus bromas contando de sus conquistas y de lo bien que la pasaron el fin de semana, a mi solo me queda oírlos y en mi intimidad fantasear una vida imaginaria.
A pesar de tener mis 38 años aun me conservo bien, hago mucho deporte, en mis ratos de ocio me la paso en el Gym y trato de que todo este en su lugar… pero para quien? Si a nadie le importa, solo a mis compañeros que siempre me hacen bromas, me mandan indirectas o me quedan mirando el trasero al verme pasar; ese mismo trasero que siempre ha sido causa de piropos y comentarios obscenos en la calle, a pesar de todo ello respeto mi matrimonio y no permito que nadie me falte el respeto aunque desee el calor humano. No quiero describirme físicamente porque no me siento nada atractiva, si fuera así mi esposo me buscaría y me llenaría de mimos, besos y en la cama se portaría como mi hombre, no creen?
Es así que llego a la oficina y a mi vida un nuevo compañero llamado Psichokiller, jovial, risueño siempre me ha arrancado algunas sonrisas y a pesar que lo haya pillado varias veces mirándome mi trasero, me parece increíble que un hombre de su edad se fije en una mujer como yo. Sin querer con el correr del tiempo nos hemos vuelto amigos y aunque siempre me invito a cenar, evadí la propuesta por respeto?, miedo?, tal vez evitar caer en tentación y dejarme llevar.
Recuerdo la vez que luego de tantas invitaciones le dije que si… estaba tan feliz (se le notaba en su cara); durante la cena todo iba bien me hacia mucha gracia cada ocurrencia suya hasta que en un momento de la cena nos quedamos en silencio; me puse nerviosa, me tomo de la mano iba a decirme algo y sin pensarlo le mande una bofetada… nerviosa le recrimine que me respetara, que estaba casada y no recuerdo que cosas mas, pude ver que herí sus sentimientos pero tenia miedo que me hagan daño; ya estoy vieja para volverme a enamorar quise decírselo, quise gritarlo, pero solo opte por irme y dejarlo solo y sentado… desde ese día no nos volvimos a hablar; notaba que pasaba por mi escritorio pero yo lo evadía, por las noches empecé a tener pesadillas… o mejor dicho sueños eróticos, me veía echada en la cama y a Psichokiller sobre mi besándome, acariciándome, lamiendo cada parte de mi cuerpo para luego ponerse, penetrarme, hacerme suya también soñaba estar en 4 y el haciéndome el amor, arráncame gemidos mientras sentía sus penetraciones, para luego sentir como eyaculaba dentro mío haciéndome sentir deseada, amada, mujer otra vez… despertaba muy excitada para chocarme con la realidad, un esposo dormido que ni siquiera se dignaba a tocarme.
Cada día verlo en el trabajo se me hacia mas difícil cuando nos mirábamos lo recordaba en mis sueños y eso me hacia sonrojar. Hasta que llego el aniversario en nuestra empresa, como era costumbre se organizo una fiesta, sabia que estaría ahí, me invadió un cosquilleo propio de las quinceañeras, tranquila me decía, no confundas los sueños con tu realidad. Recuerdo que un día antes de la fiesta acosté a mis hijos, quise recibir a mi esposo como hace mucho no lo hacia: me puse un baby doll negro con encajes que me quedaba divino, mis senos luchaban en su encierro y mis nalgas se veían mas grandes, fui a la sala toda coqueta, me acerque a mi esposo lo mas sexy posible, con mimos y muy melosa quise que fuéramos al cuarto; pero ni me miro, me exigió que estaba cansado, que lo dejara mirar televisión y me deje de bobadas que ya era una mujer madura y no una niña.. Fui al cuarto y llore hasta dormir.
Al día siguiente era la fiesta en la empresa así que me decidí prepararme como se debe: demore en bañarme mas de la cuenta, me bañe en perfume y busque un vestido rojo que hace muchos años no utilizaba, me quedaba súper ajustado: los senos querían salírseme, a pesar de que con el Gym mi cintura había reducido mis caderas y nalgas se mantenían anchas, se habían puesto mas duros y desafiantes, haciendo que el vestido se me vea bastante sexy, debajo del vestido pantimedias color miel , un brasier y tanga de encaje que había comprado para mi aniversario y que tristemente a mi esposo ni le importo. Me puse un abrigo y unos tacones rojos, me pinte mas de la cuenta y salí a la fiesta.
Llegue a la fiesta y al dejar mi abrigo muchos compañeros no me quitaban el ojo de encima, me sentí halagada, algunos me hicieron piropos que tome con muchas sonrisas cosa que nunca hacia yo, me junte con mis amigas y trate de disfrutar de la fiesta, luego de los brindis y la cena baile con uno que otro compañero hasta que pude ver a psichokiller, se acerco muy decidido invitándome a bailar, mi corazón empezó a latir a muchísimas revoluciones (pero que me sucedía) lo mire fijamente, sonreí y acepte.
Comenzamos bailando salsa, debo reconocer que era un buen bailarín, me tomaba de la cintura y solo me dejaba llevar; mientras bailábamos me pidió disculpas por lo que había sucedido hace unos meses, lo miraba quería decirle muchas cosas, sin embargo le dije que todo estaba olvidado que no había pasado nada; mientras en mi mente aun recordaba mis sueños yo en 4 y el penetrándome desde atrás, no se cuantos bailes fueron pero nos habíamos pegado bastante, su mano ahora acariciaba muy sutilmente mis caderas y cuando hablábamos se acercaba a mi oído susurrándome las palabras sintiendo cosquillas en todo mi ser… como teníamos a muchos compañeros alrededor el me propuso conversar con mas tranquilidad en una mesa, acepte gustosa ya que los tragos hacían efecto en mi, me era mas difícil no tropezarme y cada vez sentía como mi vestido se subía por mis muslos, el cual tenia que bajar con mis manos.
Nos situamos en una mesa vacía que estaba al fondo del local, yo me senté en un rincón y el se acomodo a mi lado paso su brazo por mi hombro y seguimos conversando muy juntitos y cada vez mas acaramelados, mientras hablábamos su mano jugaba muy sutilmente con mi rodilla y de ahí subió lentamente por mi muslo, el pensó que no me había percatado pero era consiente de ello, también era consiente de lo mucho que me excitaba esta situación… mientras hablábamos cada vez mas cerca, sentí un beso muy suave en mi oreja, lento muy pausado y en cierta medida húmedo.. Sentí un escalofrió y antes de que me deje reaccionar dirigió sus labios a mi boca; cerré mis labios y trate de apartarlo, pero cada vez mis fuerzas me abandonaban.. los recuerdos de ese joven entre mis piernas y que ahora podía sentir sus labios me quemaban, me ardía su beso (no abras la boca me decía yo misma…) pero mis deseos fueron mas fuertes y no pude resistirlo, abrí mis labios y mi lengua deseosa recibió a la suya acariciándose, al inicio se tocaban muy suave como reconociéndose para que luego los besos sean mas fuertes, podía sentir su agitación y el sabor de sus besos, estaba muy excitada y no quería que esa noche termine.
Al dejar de besarnos quise decir algo, pero las palabras no me salían, ambos estábamos agitados su mano derecha la tenia en mis nalgas y su mano izquierda acariciaba mi rostro; podía ver a este guapísimo joven deseando mi cuerpo y yo deseaba que me haga suya, en eso me dijo que podíamos entrar a uno de los baños para estar mas a gusto y lejos de alguna mirada indeseable.
Lo dude en mi mente apareció el rostro de mis hijos y mi esposo; pero antes de dar una respuesta volvimos a besarnos, lamia mi boca y jugaba con mi lengua, tomo mi mano derecha y la llevo a su entrepierna… lo que sentí me dejo pasmada era mucho mas grande que la de mi esposo y la sentía súper caliente, dejamos de besarnos y acepte.
Psicholler me dejo sola en la mesa por unos breves minutos estos los sentí como eternos, estaba súper agitada, mis senos subían y bajaban trate de tranquilizarme, note mi vestido como se había subido llegando a mis nalgas, en eso él me llamo al celular indicándome que me estaba esperando, mis piernas me fallaban, pero el deseo y el morbo podía más: me pare , me acomode el vestido como pude, respire hondo y me dirigí al baño.
Al ingresar volvimos a besarnos, a comernos los labios, empezamos a sobarnos todo el cuerpo, lamia mi cuello sobaba mis nalgas y se frotaba contra mi, llevándome a un privado, cerro la puerta y lo primero que hizo fue subirme sobre la taza de wáter, para luego llenarme de besos sobre la ropa, el cuello, me abrió un poco el vestido logrando que mis senos se muestren hinchados y excitados en su encierro, me quito el brasier como pudo y empezó a lamerlos, jugar con mis pezones tiraba de ellos, los lactaba como si fuera un bebe, mientras yo disfrutaba de su delicioso maltrato en mis pezones, luego siguió bajando mientras sus manos acariciaba mi espalda a mis caderas mientras su cabeza se acercaba a mis muslos, yo recibía todos sus besos muy excitada cogiéndole ahora con mis manos su cabello. 
Me volvió a besar con mucha fuerza para luego levantarme la falda y hacerme girar haciendo que me acomode a la pared del cubículo, que haces lindo??? pregunte.. quiero besarte el culo me respondió, esa respuesta me mojo mucha mas de lo que estaba, su mano empezaba a masturbarme sobre mi pantimedia hizo que me acomodara mejor y me arqueara ofreciéndole un espectáculo de mis nalgas, como pudo rompió mi pantimedia e hizo a un lado mi ropa interior cosa que me calentó mucho mas haciendo que me arquee y me ofrezca a el, luego se acerco a mi sentí su respiración, como pasaba su lengua muy suave entre mis nalgas para luego llevarla a mi entrepierna, aaahhh me arranco un gemido, volvió a repetir una y otra vez la misma acción pausadamente, jugando con su lengua por mi ano como queriendo penetrarme con el.
Que haces, no sigas, eres un cochino, no me lamas así el ano, nadie antes me lo había mamado no seas puerco marrano; mi pudor no podía mas, hasta que sucumbí.. uhmm siii no pares ufff uhmmmmm aaaaaaaaaa; tenia la boca abierta de tanto placer mi saliva resbalaba de mis labios sentía como me besaba mis nalgas, lamia y olía mi ano. Sus manos apartaban mis nalgas y su lengua ahora chupaba mi entrepierna cada vez mas rápido; repetía esta acción una y otra vez, me tenia muy excitada nunca antes nadie me había hecho semejante tratamiento a mis nalgas, mucho menos a mi ano en eso siento su mano derecha acomodarse y empezar a jugar con mi clítoris.
Así que mientras me masturbaba mi clítoris, empezó a lubricar mi ano con su lengua dejándolo latiendo y muy húmedo, sentí como se bajo el pantalón y se meneaba su pene, me entro un escalofrió, y es que nadie antes me lo había hecho por ahí, se va a reír de mi pensé,, y cuando sentí que ponía su verga ardiendo entre mis nalgas casi grite al decir “NOO, por ahí no!!!”, él al parecer entendió porque lo llevo a mi vagina que estaba muy deseosa y empezó a bobearme mucho mejor que en mis sueños, tiraba de mis cabellos y me follaba con una vitalidad que no se la conocí ni a mi esposo, aumento mi libido masturbándome mientras me penetraba, (este chico sabe lo que hace, pensé) yo para recibir mas sus embestidas me acomode como en mis sueños poniendo mis nalgas en pompa y arqueándome para alguien que no era mi esposo, creo que el entendió mal porque saco su verga y la coloco en el ano hundiéndola sin contemplaciones, grite y se me abrió la boca, sintiendo como se me desgarraba el ano, pero el ni siquiera tubo misericordia, al contrario sentí su verga como se ancho y se metía cada vez mas hasta dentro, caí rendida encima del wáter, rendida ante ese pene que conquistaba mi ano como nadie antes ni siquiera lo había intentado y mientras psichokiller mantenía su verga en mi ano obligándolo a acostumbrarse a su nuevo inquilino, empezó a besarme la nuca, el cuello, los hombros y sentí como su miembro empezaba a moverse dentro mío muy despacio casi imperceptible; el dolor era insoportable y le pedía que sacara su miembro de mi, se acerco a mi oído y empezó a susurrarme:

Que ricas nalgas tienes, tienes el ano muy estrecho, tu marido es un cojudo por no aprovecharlos de ahora en adelante ese culito será solo mío…

Me gusta el sabor de tu cuerpo sabes delicioso…..; para empezar a lamer mi oreja y masturbarme una vez mas pero muy rápido con lo que me sentía mi clítoris ardiendo, gire mi cara y nos besamos en esa pose, entonces yo también empecé a mover mis nalgas muy despacio mientras nos besábamos, cada vez lo hacíamos mas rápido y el dolor ahora era una mezcla de placer, ajustaba mi ano para que su pene se frotara mas…. Aaaaa uhmmm, así perrita te gusta la verga por el ano??? Uhmmm siiiii aaaaaa…; entonces toma.

Empezó a cogerme como si me follara, lo que provoco un placer indescriptible, estaba toda sudada, y no quería que esto terminara, empecé a mover mis nalgas en círculos recibiendo a ese nuevo inquilino en mi ano. Sentí que casi se viene y de un empujón la saco de mi cuerpo, ahhhhhh gemí mezcla de placer y dolor de ya no tener nada dentro de mi ano, Psichokiller llene de lujuria tubo cogerme del brazo se sentó y me sentó encima de el volviéndome a penetrarme por el ano, pero esta vez ya no me dolía todo lo contrario sentía mi ano vacio con ganas de querer ser llenado con su verga, se lo dije y nos besamos desesperadamente mientras me follaba en esa posición; eso es lo que querías, cogerme por el culo no??? Me oí decir. Mas rápido dame verga estoy necesitada de verga, cógeme como mi macho… uhmm siii asiiiii, no se cuanto tiempo estuvimos así hasta que empezó a balbucear: “se me vieneeee, se me vieneeee, ahhhh, ahhhh” y yo respondí: uhmm siii dámelo lléname las entrañas con tu semen…sentí como su verga se puso mas dura, su cabeza se ancho dentro de mi, lo que causo que cierre los ojos y me prepare para disfrutar de su semen, cuando exploto dentro mío sentí como me quemaba su semen lo que provoco que me venga también mojando su verga y sus piernas, gemía, sonreía y suspiraba feliz, rejuvenecida.


Nos besamos y jugamos con nuestras lenguas mientras sentía como su verga empezaba a aflojarse y perder su dureza, me hizo arrodillarme y que se la limpie con la boca, no me hice de rogar lleve su verga a mi boca y le hice la mejor mamada que pude haber echo en toda mi vida, lo veía a os ojos y su rostro era de felicidad, de triunfador y me di cuenta que no podía ser esta nuestra ultima vez, seria el inicio de una vida llena de sexo y placer junto a psichokiller.

Nos acomodamos y lavamos como pudimos salimos rumbo al estacionamiento sin despedirnos de nadie, dentro de su auto nos besamos una y otra vez, nos fuimos rumbo a su departamento no quería llegar a mi casa esa noche, no quería volver a esa vida de monotonía, mientras estábamos en dirección a su casa se saco su verga y me la pase chupándosela; lamiendo cada parte de esa jugosa verga que me había devuelto a la vida y al placer.
Al llegar a su casa bajamos como dos enamorados, abrazados, dispuestos a continuar dándonos placer hasta que el cuerpo no aguante mas, quería que me volviera a follar por el ano una y otra vez; pero esa es otra historia que se las dejo a su imaginación………….

Gracias por leer mi pequeño tributo…..besos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada